¿Desear lo prohibido es bueno?

Eloisa piensa en la sensación que debe provocar acostarse con dos hombres al mismo tiempo. Mira abstraída al vacío de la oscuridad, mientras recuerda el placer que le provoca que le introduzcan un dedo en el ano mientras es penetrada. “Así que una doble penetración debe de ser algo increíble”, se dice en silencio antes de volver la mirada a Juan, que duerme a su lado. Pero Juan no duerme, sólo mantiene los ojos cerrados mientras evoca su anhelada fantasía, poder follarse a otra chica con su novia, Eloisa, como espectadora.

La temperatura de los pensamientos aumenta y se extiende desde los muslos hasta el estómago. Eloisa se siente húmeda cuando imagina la sensación de disfrutar de dos pollas, de calmar esa necesidad de náufraga que la acompaña desde hace semanas y que ya no es capaz de sofocar  con el sexo familiar que le ofrece su adorado Juan. La fantasía la invade, la domina, se apodera de cada momento de su intimidad. Eloisa teme que se convierta en una obsesión, tiene vergüenza de confesarse a Juan y de que esa sensación de necesidad la haga finalmente enloquecer.

En esos momentos Juan también se encuentra en un mundo imaginario donde Eloisa se masturba mientras él monta a otra mujer, que solloza con cada una de sus embestidas de desesperado. El Juan onírico folla a esa desconocida con su cuerpo, pero también folla a Eloisa con los ojos, unos ojos inyectados en vicio.

Al principio Juan intentaba alejar esos pensamientos y los refrenaba con argumentos de índole moral. “Juan –se decía-, no puedes pensar así. Tú quieres a Eloisa, no puedes desear dañarla de esa manera”. Pero los días fueron haciéndole dejar atrás esa papiroflexia moral, y comenzó a aprovechar el silencio de las noches, justo antes de dormir, para desarrollar su fantasía de exhibicionismo descarnado.

Ambos están ahí, parece que duermen pero no es así. Mantienen un sexo salvaje que por ahora sólo vive en sus mentes. Eloisa siente como el calor sofocante se desliza entre sus piernas y desearía tocarse hasta desfallecer, pero no puede permitir que Juan la vea. El animal de Juan está despierto y eleva el cuello, buscando sin éxito la salida a su prisión de algodón.

Los días pasan. El secreto de la fantasía quema y ni siquiera se puede aliviar confesándolo con las amistades. No estaría bien que las compañeras de la mercería donde trabaja Eloisa supiesen que quiere follarse a dos hombres, sin ni siquiera importarle que la utilizasen como a una de las furcias del arrabal.

El calor aumenta durante las noches y el sexo familiar se hace insuficiente, como si su aporte de satisfacción fuese incapaz de calmar ese deseo profundo que se ha apoderado de ellos y que sólo satisfacen en la soledad de sus pensamientos.

Así llega el día en el que vuelven de una fiesta. El alcohol les envalentona como a matones de barrio. Eloisa toma la iniciativa. “Juan, sabes, a veces tengo la fantasía de follar contigo y, bueno, quizá de que otro hombre nos mire o…”… Juan la interrumpe… “Eloisa, ¿a ti te importaría que yo estuviese con otra mujer mientras tú nos miras?”.

Ninguno responde, aunque el nerviosismo podría hacerles decir cualquier cosa. El corazón late con fuerza y la garganta parece secarse repentinamente. Los segundos son eternos hasta que por fin aparece el taxi. Comienza a llover. “Juan, recuerda que mañana comemos con mis padres”, susurra Eloisa. “¿Adónde vamos?”, pregunta el taxista. “Siga recto, ya le indicaré yo”, responde Juan.

Así las cosas… me pregunto algo: ¿Se deben confesar las fantasías a tu pareja? ¿Es bueno tener este tipo de fantasías o es insano? ¿Las tiene todo el mundo o sólo Eloisa y Juan? ¿Es bueno desarrollarlas o sólo lleva a la destrucción de la pareja?

18 comentarios to “¿Desear lo prohibido es bueno?”

  1. Me gusta la manera que tienes de ver las cosas

  2. Saminamina

  3. tengo la misma fantasia de eloisa pero amo mucho a mi novio y no pienso estar con otro al tiempo.. se lo conte a el y decidimos comprar un consolador y asi simular que estoy con 2.. esto no solo me excita ami.. a mi novio tambn.. me parece que contar la fantasia esta bien ya que el ambiente de la relacion seria de mayor confianza.. aunque no siempre se cumplan.. por ejemplo nunca le cumpliria esa fantasia a juan.. desque que la fantasia no irrespete a ninguno de los 2 esta bien.

  4. Yo creo que las fantasias son eso, fantasias. Aunque el amor no deberia ser un impedimiento para cumplirlas sino al contrario, facilitarlas. Pero bueno, en nuestra sociedad hay cosas que se ven mal, aunque en teoria el sexo es solo eso, sexo.

  5. Creo que tendriamos que ser mas libres de mente con las fantasias y cumplirlas ,siendo mayor de edad las personas que desean una fantasia,hay que lanzarse sin pensarlo .

  6. Al final cuando se tiene una pareja estable puedes disfrutar con ella para realizar tus fantasías, y esto se da con la comunicación y confianza,
    Pero sin lastimar la relación es por eso ke hay ke tener esa confianza para decir como quiero ke me trates cuando hacemos el amor, para llegar al climax mutuo.

  7. Creo que se vale tener la fantasía que sea, el asunto es la posibilidad de comentarlas con la pareja, si hay amor, como dices entre Eloisa y Juan no se supone que deban haber probleemas. El problema redica, según veo yo, en que los dos descalifican y temen a sus fantasías, las esconden como algo malo. Si un apersona tiene una sensación, la que sea, de que está mal o de que siente algo que no es sano o bueno, debería hacer algo al respecto, enfrentarlo, comprenderlo, integrarlo o eliminarlo.
    Además, dicho sea de paso, las fantasías tienen un origen claro en lo inconsciente, sus fantasías nos hablan de conflictos emocionales no resueltos, en ese aspecto son un material muy importante en su auto conocimiento.

  8. Yo creo que la gente es feliz como quiera el tema que debe darse cuenta cada uno cuantas repercusiones puede tener esto para la pareja y cuanto influirá. Es por esto que creo que debe evaluarse los casos individualmente y en específico para poder conocer el carácter de la otra persona ante estos casos y decidir con esta información encima.

    Es cuestión de cada uno y de evaluar pros y contras.

    Saludos.

  9. Pense que solo yo tenia fantacias sexuales, ahora se que soy igual que mucha gente, porque soy una persona como cualquier otra, aunque algunas somos mas recatadas, yo creo que lo importante es sentirse bien con tù pareja y expresar lo que te gusta y preguntarle lo que le gusta a él para poder complacerse mutuamente y no caer en la monotonìa o ustedes que opinan?

    Reciban un cordial saludo.

  10. pues yo creo que se supone que una relacion es de confianza mutua, aqui eloisa y juan estan reprimiendo sus sentimientos y pensamientos, si fuese una relacion de mutuo acuerdo y confianza se dirian sus fantasias…

  11. Las fantasías… mejor en la imaginación… por una frase mal expresada, todo puede irse al garete. Lo de la confianza mutua es muy bonito en teoría, pero de todas maneras, desear lo prohibido cuando tienes a quien quieres o a quien amas a tu lado, es MALO MALÍSIMO!!!
    😛

    PD: Muy buen blog e interesante tema de discusión😉

  12. se puede comentar tus fantasias a tu pareja, pero mejor que se queden solo fantasias. si se llaman asi sera por algo!

  13. A verga.. Que lo haga y ya; con su esposo y con quien sea ._.

  14. jaa pues yo opinio
    lo mizmo
    aunke supuestamnte la pareja sea de mente abierta
    es alwo definitivo alwo determinante el ievar a cabo una fantasia
    tanto fantasia de ella como de el y en cualkier lado sera igual
    io por mi parte jamas volveria a ver a mi xik saviendo lo ke hicimos o lo ke kiere hacer
    eso seria algo inperdonable por mi parte
    y si io tngo una preferiria no hacerla realidad ia ke creo ke sera lo mizmo
    jaja
    lo olvidaba es ex xik jaja😄

  15. Yo no creo que se trate de prejuicios ni nada por el estilo…es simplemente que se generan dudas y punto. Como ya han dicho por ahí, es muy fácil hablar de libertad y de comunicación de la boca para afuera, pero a la hora de la verdad…o no?

  16. Las fantasias solo son fantasias, en mi caso mi pareja en su me comentó que su fantasia era practicamente la misma que la de Juan, y sinceramente no estoy dispuesta a compartirlo. No está mal que me lo haya comentado, pero si bien siempre intentamos complacernos uno al otro, no llego al punto de tener aguantar. Me da la sensación que no le basto como mujer.

  17. Pienso q deben confesarse las fantasías pero no realizarse… Si hay un amor verdadero y puro en frente, podría ocasionar celos, dudas y etc… Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: