¿La pantalla del éxtasis?

Llevo días sin poder dejar de pensar en ella. Se ha convertido en una auténtica obsesión. Tengo que reconocer que incluso he aprovechado el destierro de la ducha para masturbarme con la imagen fantástica de su cuerpo, su escote vertiginoso y sus labios hirvientes. Ahora, sentado frente a la pantalla de mi ordenador, la espero ansioso. Ajusto mi WebCam y regulo la luz de la lámpara para que la imagen sea óptima. No quiero que se pierda ningún detalle. Esta noche por fin follaremos. Estoy impaciente.

Conocí a ese chico en un chat. Me mandó un mensaje privado y, sin darme casi cuenta, comenzamos a conversar de manera natural, fácil. Me divierten sus expresiones, su forma de escribir. Supongo que así hablan en su país, lejos, al otro lado del océano. Luego me envió su foto y… es tan guapo, tan pintón… Tiene una carita de ángel, pero de ángel malo, travieso. Me excita y tengo ganas de que llegue esta noche y podamos hablar con la WebCam. Quiero verle y… bueno… quiero que me vea. Lo cierto es que estoy mojada sólo de pensarlo.

Así llega la noche del encuentro. Él y ella tendrán su primera cita, a pesar de que cada uno vive en el otro lado del mundo. La distancia no impide que una humedad ardiente se apodere de sus entrepiernas durante los minutos previos. Él fuma sin apartar la vista de la pantalla de su computador. Viste unos simples jeans y una camiseta ajustada. Ella todavía termina de vestirse. Una falda corta, una camiseta escotada y, bajo todo eso, una preciosa ropa interior de encaje, con ligueros y unas medias de red que ha comprado especialmente para que él la vea aún más sabrosa.

Hablan, se sonríen, se observan, ofrecen sus cuerpos a la indiscreción de la cámara. El computador se convierte entonces en una ventana al deseo, un pasaporte al éxtasis. La visión lejana parece acercarse más y más. El calor aumenta, las palabras vuelan. Él le pide que le muestre esa ropa interior tan especial. Ella le obedece. Ha comenzado el juego.

A los pocos minutos él acabará pidiendo ver el ratón que ella guarda entre sus piernas, mientras que ella le rogará que libere del pantalón ese potente joystick. Se tocarán uno para el otro, imaginando que están juntos, que la pantalla y los miles de kilómetros que los separan no existen. Ella utilizará su vibrador “Perfect day”, 18 centímetros de vibración regulable y estimulación de clítoris. Un clásico para el autoservicio de las más exigentes.

Las medidas de él son menores, pero su animal pronto estará mojado por su entusiasmo, y lo agitará una y otra vez, mostrándoselo a la cámara como si ésta fuese capaz de abrir la boca y mamársela. Ella lo mirará desde el otro lado del mundo, entre la música de sus sollozos y el susurro eléctrico del “Perfect day”.

-“Estoy cerca de explotar, ¡no puedo más!”, exclamará él como si fuera un náufrago.

-“Espera, espera, quiero que terminemos juntos”, responderá ella exigente, sin abandonar el bastón de mando de 18 centímetros.

Los segundos parecerán horas… Finalmente las pantallas de dos ordenadores ubicados en dos extremos del mundo serán testigos de dos explosiones de lujuria cibernética y compartida. O quizá sólo de una simple masturbación. O de una forma de voyeurismo.. o de exhibicionismo…

La pregunta entonces es sencilla.. ¿Se puede comparar el cibersexo al sexo real? ¿Puede aportar verdadero placer a pesar de que es irreal? ¿Se es infiel si se engaña a la pareja a través de la pantalla del computador?

9 comentarios to “¿La pantalla del éxtasis?”

  1. Yo creo q si da placer, entonces es tanto sexo como el sexo normal. Lo importante es q dos personas disfruten y pasen un rato agradable. Da igual si es cibersexo o sexo…

  2. Mi novio vive en España y yo en Colombia y el viene cada 2 meses a visitarme asi q praqcticamos regularmente el cibersexo porq es lo unico q tenemos para sentirnos juntos y darnos placer reciprocamente.
    Cuando lei el post me hizo recordar mucho mi experinecia y en cuanto a las preguntas no se puede comparar el sexo real al cibersexo pues en el real tienes el contacto directo con la persona pero de igual forma aporta mucho placer porq se utiliza mucho las fantasias q es algo q por lo general no utilizas en el sexo real.

  3. si considero que pueda ser infielidad, no existen las cosas a medias,
    a veces hasta con el pensamiento traicionamos😉

  4. Yo pienso que no es comparable al sexo real. Masturbarte con alguien que está al otro lado de la pantalla es como ponerte viendo porno. Es decir que el placer viene a ser el mismo, porque te lo das tu aunque la imagen que estés viendo sea distinta, aunque interactues verbalmente con la otra persona
    simplemente idealizas, te imaginas el tacto de su piel como sería, a que huele, como te tocaría… Pero no es comparable, al fin y al cabo sigues estando sólo/a en tu cama frente a tu pantalla.

    — Nelia —

  5. yo soy una defensora del “piel con piel”, lo aclaro para dar contexto a mi respuesta.
    Supongo que sexo como sexo, funciona, puede genrar placer, fantasía y es una forma de acompañamiento, que siempre será mejor que la soledad. Y claro!!!! es mas seguro!!!

    Ahora, el sexo cuerpo a cuerpo, con la mirada, el aroma, la respiración, la sensación de los cuerpos vibrando, las caricias es mas pleno, mas real.

    Si agregamos amor como ingrediente, pues ni que decir, es otra dimensión.

    Cada uno buscará según sus deseos y necesidades.

  6. Me ha gustado eso de “susurro eléctrico”.

  7. Concuerdo contigo, Luzma!!! Es triste pq la persona que me gusta está muy lejos! hehehe En España!! Vaya mundo!!

  8. No, no creo que se compare… siempre existe el riesgo de que te estén grabando… Sin embargo, entre parejas (cercanas) es un juego erótico muy interesante, lleno de tensión sexual, de deseo… Y aporta el placer de la sugestión, la imaginación y por supuesto, que uno mismo sabe cómo masturbarse… es compartir algo íntimo con la otra persona, exhibir tu cuerpo, tu sexo y brindarle a alguien extraño algo tan tuyo… así que considero que sí es infiel (de cierta manera) el que tiene cibersexo y tiene a su pareja real.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: