¿Por qué a las chicas les gusta el malo?

Hace tiempo que todo se diluyó como el azúcar en un vaso de agua, pero lo cierto es que años atrás Paula era una de esas muchachas que sobresalía por encima de las demás. Siempre la más bonita del barrio, la niña de largo cabello brillante y ojos transparentes que atraía desde su infancia palabras dulces y miradas de anhelo. Siempre la más destacada de la clase, con un expediente sobresaliente y un futuro prometedor.

Paula también fue la primera alumna del colegio en utilizar sostén y en calzar zapatos de tacón, lo que pronto la convirtió en una muchacha admirada por sus compañeras y deseada por los estudiantes más precoces, que ensayaban sus primeras masturbaciones inspirados por la imagen de su cuerpo vestido con la camiseta de algodón y los pantalones cortos de la clase de gimnasia.

Paula vivía en un estado de primavera continuo que la había convertido en una subversiva mezcla de voluptuosidad e interés desaforado por las matemáticas, un paisaje incendiario que embelesó absolutamente a Mauro y Julián, quienes quedarían prendados de Paula hasta el final de su vida.

Mauro y Julián eran tan diferentes como el día y la noche. Mauro era alto y fornido, lo que le permitía  arrasar al resto de compañeros. Su indolencia y su desidia por los estudios apuntaban hacia un destino poco brillante, aunque eso no le importaba entonces, cuando podía robar fácilmente el almuerzo de sus compañeros o comprar cerveza sin que nadie reparase en su verdadera edad.

Julián era delgado y de estatura media, con una mirada simpática que se escondía tras sus anteojos y una habilidad asombrosa para encontrar las respuestas a las preguntas que los maestros formulaban durante las clases. Julián era, junto con Paula, el estudiante más adelantado del colegio.

Paula compartía pupitre con Julián, quien aprovechaba los descuidos del profesor para regalarle poemas y flores de papel hechas en las clases de manualidades, provocando la sonrisa coqueta de ella. Detrás de ellos se sentaba Mauro, que solía estirar el sujetador de la muchacha y susurrarle groserías para llamar su atención.

Aunque inicialmente Mauro no era más que una molestia, los años hicieron que sus osadías de canalla acabasen interesando a Paula. Fue así como se acercaron más y más, cómo ella se agarraba de su brazo para escapar de las últimas clases del día y perderse en las afueras de la ciudad, donde solían esconderse entre los huertos para fumar cigarrillos y besarse con delirio.

Durante esa época Julián nunca dejó de pretender a Paula, con la que seguía compartiendo pupitre y poemas improvisados. Incluso entonces Paula coqueteaba con él con la naturalidad con la que siempre lo había hecho, ya que Julián despertaba en ella un interés desconcertante que iba más allá del afecto primario que sentía por Mauro.

Pero las esperanzas de Julián se esfumarían durante los últimos meses del liceo, cuando una noche de primavera, entre los huertos, Mauro y Paula se dejaron llevar por su enajenación y gozaron hasta las últimas consecuencias, hasta que él vació toda su torpeza entre las piernas de ella, dejando una semilla que les uniría hasta la desgracia.

Paula quedó embarazada y se vio obligada a casarse con Mauro. El embarazo le impidió entrar en la universidad. La joven pareja se trasladó a un pequeño apartamento, donde malvivían con el escaso sueldo de Mauro, quien jamás había pretendido estudiar en la universidad y se contentaba con pequeños trabajos o enredos ocasionales.

Así fue como Paula dejó de ser esa muchacha que sobresalía por encima de las demás para convertirse en una calabaza marchita, una promesa quebrada.

Julián nunca la olvidaría a pesar del éxito profesional que tuvo años después y de las múltiples mujeres que frecuentaron su vida. Su devoción por aquella compañera de estudios le llevó a llamar Paula a su propia hija, como una forma de satisfacer una indigencia que le acompañó hasta su muerte.

Paula siguió los éxitos de Julián a través de los periódicos, sobre los que también derramó muchas lágrimas, sobre todo aquellas noches en que Mauro volvía borracho a casa y…

… Y leo esto y me pregunto… ¿Por qué muchas chicas prefieren a los chicos malos antes que a los buenos? ¿Por qué las chicas eligen tan mal a veces? ¿Por qué las chicas se interesan por los canallas?

25 comentarios to “¿Por qué a las chicas les gusta el malo?”

  1. porque son asi de putas!

  2. pk son mas interesantes, te hacen sentir adrenalina, por ley d elos kontarrios!!
    pero pk el no prefirio a una chika bna??? pk prefirio a paula que era mala?? ok prefirioa al niña mal??

  3. Elenita Says:

    Supongo por que aunque sea asi de malo, nos llama la atención. Pensamos que a lo mejor en el fondo nosotras podemos hacerles canviar, estando a su lado ayudandolos, aunque sabemos como es y como podria llegar a ser siempre vamos a tener ese instinto, ese pensamiento de y si yo le ayudara…. Nos engañamos y asi vamos acabando con el peor de todos…

  4. Excelente historia, aunque en mi opinion, a veces los “malos” se salen con la suya(eso me da rabia).

    Felicitaciones!🙂
    P.D.: me suscribo a esta pagina.

  5. A mi tambien me gusto la historia. Interesante. En cuanto a los malos, creo que al final acaban siendo los perdedores de la pelicula, y las chicas que les acompañan las más desgraciadas. Chicas, los malos para disfrutar de vez en cuando, lso buenos para las cosas importantes…😉

  6. genial historia.. supongo q los preferimos porq a veces queremos aquello q nos hace daño….
    excelente blog…

  7. Muy buena historia. Nosotros somos….Buenos o Malos…..Preguntamos a
    nuestras queridas madres…..(como fué….el conseguir nuestro nacimiento)…..Que desagradable tener que decir……esa PUTA….QUE PASA, QUE ÉL ES UN SANTO……
    Esto es bueno, para tomar NOTA…..pero me parece que el ser humano
    repetimos la historia…..y tropezaremos en las misma PRIEDRA.
    EL EGOISMO nos invade….que pena…..
    Animo, adelante y ser leales 1º con uno mismo y luego con los demás

  8. Me encanta!!!!!!!!!!!!. Pues yo tendría varias preguntas y varias respuestas.
    1.- Como era el padre de Paula? ¿como era la relación entre ellos’
    2.- ¿como era la madre de paula y como se trataba con su esposo?
    Y esto, por que decididamente aprendemos la relación apreja a partir de las relaciones de nuestros padres. Si paula era una niña sumisa, obediente, mauro era la persona que le pediría sumisión.
    3.- ¿por que se embarazo? si era lista, inteligente, podría haber usado un condón!!!.
    4.-¿por que no siguió estudiando?, los embarazos no impiden alas mujeres seguir sus vidas profesionales.
    5.-¿ por que aguantó a Mauro?, una mujer inteligente y con tantos atributos, pudo haberse equivocado en la adoloescencia pero despertar y divorciarse.

    Por último: Las mujeres cambiamos durante la vida, igual los hombres, en la adolescencia el chavo atrevido,a udaz, fuerte y deseado por todas es como el trofeo a ganar. pero ocn los años aprendemos loq ue significa amar y ser amadas y tal vez, aprendamos a unirnos a esos hombres de perfil social mas bajo en la secundaria, pero mas hombres y mas amorosos.

    • Paula era la hija de una familia acomodada. Ya sabes, Luzma, padre médico, madre profesora, ambos preocupados por la educación de su hija. Quizá el problema de sus padres es que confiaron demasiado en Paula y siempre creyeron que debían dejarle un gran margen de libertad. Confiaban en el buen criterio de su hija.
      Claro, Paula era una adolescente que reunía una explosiva combinación de inteligencia, brillantez y sexualidad volcánica. Quizá al final venció su físico de cortesana y, simplemente, se dejó llevar. Fíjate que algo de alcohol, adolescencia, una noche cálida de primavera… Esas cosas pasan!!
      Y luego se embarazó, dejó de estudiar temporalmente… Las cosas se complicaron, los problemas, la familia puede darte incluso la espalda… El padre de tu hijo es un gañán… Lo aguantas porque es el padre de tu hijo… Poco a poco desapareces, desapareces… te haces pequeña y finalmente te anulas a ti misma.
      Creo que estas cosas pasan, Luzma. Quizá años después Paula se divorció, quién sabe. Esa es otra historia!😉

  9. --- NELIA --- Says:

    Esta historia aunque quizás me ha parecido un poco llevada al extremo refleja bastante bien la realidad.

    A nosotras nos gusta que nos lo pongan dificil, que nos den una de cal y otra de arena. Ese chico que a veces te dice lo mucho que desea estar contigo y otras veces parece beber las aguas por cualquier amiga tuya guapa que se le presente. Pero al final también nos cansamos de eso. Terminamos dándonos cuenta de las oportunidades que emos dejado escapar por tener una venda en los ojos y no ver mas allá de un hombre que aunque esté puteándonos (perdón por la expresión) día si y día también pensamos que en el fondo es buen chico y que porsupuesto es lo que estamos buscando….

    El tiempo pasa y al final abres los ojos y te preguntas porque no le diste una oportunidad a ese chico que tan bien se portó contigo, que sólo tenía ojos para ti, que además era atractivo y encima su forma de ser te encantaba, pero decidiste quedarte con ese otro que te lo hizo pasar tan mal y ahora… tal vez se haya hecho tarde.

    — Nelia —

  10. promezium Says:

    si Julian la hubiera querido en verdad no le habria importado que Paula se embarazara de otro, y con el tiempo la habria buscado para siquiera saber si era feliz antes de perder su vida en desamor o con amores a medias, y si me lo permiten decir pues, el vivir con alquien pensando en alguien mas es una GRAN estupidez aparte de ser injusto con las respectivas parejas de Julian y Paula que merecian ser amados con totalidad

  11. Creo que mas alla de haberse embarazado de ese imbecil tendria que haber seguido sola xq por mas que haya sido chica tiene la fuerza suficiente para hacerlo, un niño no te ata a ser que te ayudo a engendrarlo y la vrdad que parecia que se llevaba al mundo por adelante y fue al reves.
    Es cierto que a veces elegimos mal y muy mal pero lo bueno para algunas es que podemos verlo antes de caer en el abismo.
    Esta muy bueno el blog siempre lo leo.

  12. excelente narracion ojala y las xicas lelleran este articulo para que asi piensen mejor a la hora de enredarse con alguien

  13. creo que los malos tienen una seguridad en si mismos, un encanto innatos que nos atraen desde el minuto cero aunque sabemos que luego nos decepsionarán mucho, por eso se llaman “malos”.para descubrir el encanto en los chicos buenos se requiere mas tiempo y mas fuerzas y no todas tenemos tanta paciencia.:))

  14. no se pero siempre, incluso en los circulos de gente de “alcurnia”, he podido escuchar comentarios como: “a las mujeres les gusta el maltrato” segun dicen porque cuando el marido o los hombres en general somos gentiles, amables en demasía, pues ellas abusan y se aprobechan, mientras que si el men les da lo suyo, pues andan bien rectitas…..

  15. escarli Says:

    espero que esto sea una reflexcion para todas nosotra, hay que saber escojer muy bien ala pareja idealll para no pasar por malos momentos y por esperiencias no agradablessss cuidemosno todaaaas en nuestro futuro que esta en juego…

  16. vitoria Says:

    qué cierto. yo siempre lo digo, me gustan los malos, pero siempre digo tambien que la historia siempre acaba mal. esas sonrisas de pícaro, esa manera de ser de macho alfa, … creo que todo al final se reduce a la química, si es que estos hombres son testosterona pura e inconscientemente eso atrae, igual que ocurre con todos los animales de la naturaleza, la hembra siempre escoje al fuerte para perpetuar la especie… aaaaayyyy las hormonas!!!!!

  17. ¿Cuando podré ser el malo entonces para las mujeres? el macho alfa, el arrogante, ¡caray! tiene razón Vitoria, todo es química pura, y cuando se te acaba o deja de surtir efecto las hormonas, ¿será que te acostumbraste a ellas?, quizá como el ser humano es un animal de costumbres, sea hombre, mujer, macho, hembra o quimera nos pasa por igual. Cuantos casos no conozco que acaban así.

  18. Suele ser porque las mujeres tenemos la idea tonta de que podemos hacer cambiar al otro.
    Podría ser también porque nos dan ganas de vivir todo lo que no hemos vivido… Solo que Paula fue una estúpida en toda la extensión de la palabra. Yo jamás me involucré con un idiota así, aunque no faltaron.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: